lunes, 17 de diciembre de 2018

El proceso artesanal de la gamificación


"¡Ánimo!, estamos a muy pocos votos de conseguir los suficientes escaños para que nuestra voz se haga respetar dentro del Parlamento Andaluz...."

En la reciente campaña electoral andaluza varios partidos políticos, de ideologías distantes, han utilizado formas y expresiones cercanas a los "serious games", a la gamificación, para atraer el voto. A juzgar por los resultados (concretamente el partido que usaba la frase colocada al inicio del post como reclamo), no les ha ido demasiado bien... 

Como todas las técnicas que intentan motivar al ser humano, lo primero que debe un enfoque gamificado asegurarse para ser eficaz... es conocer al ser humano; y cuanto más en profundidad conozca los intereses, expectativas, miedos etc de l@s "jugadores serios".... más alcance tendrán aquellos incentivos y técnicas que se diseñen. Pero en estos tiempos donde las revisiones de internet (2.0, 3.0, 4.0...) se atropellan para salir cuanto antes en las cajas de los consumibles TIC,s,; cuando nuestra valía como individuos radica, para las grandes corporaciones, en cuántas estadísticas de mercadotecnia aparezcamos, la gamificación industrial también aprovecha el incesante avance tecnológico para desarrollar plataformas destinadas a motivar a estudiantes, vendedores de libros, personas con problemas de peso, etc.  


No dudo de su utilidad, pero como toda en la vida, las herramientas de refuerzos y premios pensadas para todos los públicos, nuncan llegarán al nivel de impacto que supone una planificación basada en un conocimiento exhaustivo de los usuarios del sistema. Al igual que un libro de autoayuda tiene su utilidad, pero nunca logrará los avances que proporciona los servicios de un profesional de la psique.

En esta época de internet, de las bases de datos gigantes, cons campañas de marketing diseñadas para impactar a millones de personas, donde tu móvil suena a horas "intempestivas" para ofrecerte los descuentos de turno.... Me apetece presentarte este alegato por las experiencias "cualitativamente íntimas", por una vuelta a aquellas comunicaciones donde el placer pasa indudablemente por escuchar a la persona, conocer sus inquietudes, sus anhelos, su historia de superación. 

Ningún algoritmo, ningún software de última generación sustituye el pasar un tiempo, por corto que sea, mirando a los ojos de tu interlocutor/a. Ni facebook, ni twitter (ni siquiera mi venerado "Linkedin"), ni tan siquiera las herramientas de videoconferencia.... todos ellos devienen en sustitutos porque es imposible tomarte un café, dar un paseo en compañía, esbozar una sonrisa complice. Creedme, les estoy muy agradecido a todas las TIC,s que me permiten mantener el contacto asiduo con amigos a quienes no veo hace tiempo pero.... echo de menos, mucho, darles un abrazo.

El zambullirse en la biografia de alguien, nos permite conocer sus raices, sus planteamientos vitales, sus miedos, sus pasiones. Parafraseando a un personaje de la película "El Secreto de sus ojos", las personas pueden cambiar de rostro, de alimentación, de lo que sea.... pero sus pasiones, ay amig@, tus pasiones seguramente te acompañaran durante toda tu vida. Aprovechemos toda esta información para adaptar el sistema de puntos, escalas, insignias y demas elementos característicos de la gamificación, para que la historia presentada en el contexto lúdico... sea la propia historia del participante

No encuentro mejor escenario  para desarrollar un juego, que presentar ante el "aventurer@" contenidos con una especial y distintiva significancia para él: una canción de Mike Oldfield, un artículo sobre la historia de Sevilla, una foto nocturna del puente de Triana que  traiga hasta sus pupilas el recuerdo de quien le ha devuelto la sonrisa tras meses de oscuridad....

Preparadme un diseño ludificado con tales ingredientes, y haréis conmigo lo que queráis.



Feliz Navidad.

viernes, 30 de noviembre de 2018

martes, 20 de noviembre de 2018

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Linux Mint y el poder de la resurrección

Érase una vez un Pentium 4, degradado a trasto sin utilidad y abandonado en un rincón por la ignorancia de su dueño...

Con el paso del tiempo, su memoria se quedo corta para un windows 7 por muy "home" que sea... Fue envejeciendo para la nueva generación de navegadores y su legión de extensiones.... Al final, quedó para lector tosco de pdf,s.... poco más

Pero un buen día, gracias a la convivencia diaria de su dueño con el software libre, al empezar a trabajar como dinamizador Guadalinfo (una de las mejores experiencias en su vida laboral), se le instaló una distribución de linux: MINT v.19 (Tara), y todo cambió:

. Recuperó la suficiente potencia para acceder rápidamente a archivos y carpetas de su disco duro o unidades externas.

. Navegación fluida por internet, gracias al navegador "de cabecera" en linux, el Modzilla Firefox.

. Esta distribución de linux, en cuanto a gestión de software (instalación y ejecución) adquiere los niveles de Microsoft y más allá, pues sus repositorios software de código abierto abren la posibilidad a un océano de utilidades. Este aspecto siempre fue uno de los "talones de aquiles" del sistema operativo del pinguino: instalar un simple google chrome se volvía una epopeya en Debian, incluso en algunos Ubuntus.... con Mint es fácil, siempre que el hardware del equipo te lo permita -una cosa es resucitar equipos y otra... una canina viviente a lo "Walking Dead"-.


. Os muestro en una instantánea la nueva vida, gracias a Linux Mint, del trasto abandonado en casa: equipo multimedia, para proyectar vía cañón asociada a internet, con altavoces subwofer incorporados.... Y es que Mint al instalarse, no te hace sufrir prácticamente nunca -salvo si los equipos son HP y la tarjeta wifi,  Broadcom-


Más de 10 años... y vuelve a funcionar en condiciones :-D